Descalcificador, ¿cuál es tu mejor opción?

Descalcificador, ¿cuál es tu mejor opción?

¿Qué debemos saber a la hora de comprar un descalcificador?

Antes que nada, debemos felicitarles por llegar hasta esta página. Eso quiere decir que está a punto de adquirir un descalcificador. Realmente existe un antes y un después al poseer un descalcificador. A partir del momento que lo adquiera: ahorrará, protegerá sus electrodomésticos e instalaciones, mejorará en confort y Salud. Si desea saber todos los beneficios, puede leer nuestra información sobre los beneficios de un descalcificador en nuestro menú y así poder valorar cual es el mejor descalcificador para sus necesidades.

Nos hemos permitido cambiar por completo toda la información que teníamos en el anterior artículo, ya que actualmente sufrimos una lluvia de descalcificadores con válvulas chinas. No es que tengamos nada en contra, pero la calidad de estos es muy inferior y la existencias de recambios es nula.

Recuerdo a los inicios de nuestra empresa, existían descalcificadores y marcas pero la válvula era la misma, la famosa Fleck 5600 tanto la volumétrica como la cronométrica. Luego con el paso de los años vinieron las series electrónicas de Fleck, Erie, Clack, Cilit,…

Hasta el momento teníamos recambios de todas las marcas, pero últimamente nos encontramos con muchos nuevos clientes que poseían un descalcificador con apenas tres años de vida, desean reemplazarlo. ¿Cómo puede ser esto posible? ¡Si un descalcificador esta echo para durar toda la vida! La respuesta es muy simple, compraron un descalcificador en un almacén que estaba muy bien de precio, compraron un descalcificador “exclusivo” con una válvula que apenas se conoce o lo compraron a una empresa que ya no existe.

Hoy en día, encontramos miles de descalcificadores, pero más de la mitad apenas duraran más de 5 años. Es por eso que nos vemos obligados de informar a todos los usuarios, como elegir bien un descalcificador. Y qué manera más divertida que respondiendo a las preguntas más comunes, vamos allá:

¿Cómo funciona un descalcificador?

Un descalcificador está compuesto por una botella de poliéster reforzada con fibra de vidrio donde dentro esta la resina y enroscada a esta botella se encuentra el cabezal o válvula. En el mueble del descalcificador se encuentra el tanque de la sal y junta a este se encuentra normalmente un cilindro que dentro está el sistema de aspiración, en algunos casos con boya de seguridad.

El agua pasa por la resina y por un intercambio iónico atrapa las partículas de cal y magnesio, liberando partículas de Sodio. Cuando la resina está llena de partículas de cal y magnesio, se debe realizar una regeneración, que es un lavado de resinas. Se realiza gracias al agua que está en contacto con la sal, está es aspirada y obligada a pasar por la resinas, de manera que se desprende la cal y el magnesio por el desagüe. Luego realiza un lavado de resinas para eliminar la sal.

Una vez finalizada la regeneración, ya está el descalcificador listo para funcionar.

¿Cuánta resina tiene que tener un descalcificador?

Aquí tenemos que tener muchos factores en cuenta. El tipo de vivienda, la dureza del agua y la cantidad de personas que residen en la misma.

El tipo de vivienda: No es lo mismo un piso con 1 baño, que una torre con 3 baños. Ya que los diámetros de tuberías también pueden variar. Cada diámetro ofrece un caudal de litros horas muy distinto. Si en una torre ponemos un descalcificador con conexiones de ¾”, indudablemente tendremos menos presión de agua.

La Dureza del Agua: Quizás el dato más importante. Si el agua nos viene de pozo la cantidad de cal es mayor que el agua de red. Pero lo importante es saber qué cantidad de dureza tiene nuestro agua, ya que un litro de resina puede eliminar 6 hFº por metro cubico de agua. A eso se le llama poder de intercambio.

La cantidad de personas que residen: O lo que sería lo mismo, consumo de agua diario. Otro dato inevitable para saber la capacidad de litros de resinas que debe tener un descalcificador. Para tener una ideal, se suele calcular 100 Litros por persona y día. Y el descalcificador como mínimo debe realizar una regeneración como mínimo cada semana, lo ideal sería cada dos semanas. De manera que al resultado de litros semanales le añadiremos 1000 Lts más de excedencia.

Una vez explicado esto, os presento la fórmula para saber la capacidad de resina que debe tener nuestro equipo descalcificador:

LResina= V (m3) x Dureza Total (hFº) : 6

Veamos con dos ejemplos, con una familia de 3 personas en Yátova (Valencia) y una familia de 5 personas en Vic (Barcelona), que descalcificadores necesitarían.

Ejemplo 1, Familia de 3 personas de Yátova:

Son 3 personas, es decir 300 Litros de consumo diario, a la semana consumen 2.100 Litros de agua + 1000 Litros de excedencia = 3.100 Litros (3,1 m3) y cada 2 semanas 4.200 Litros de agua + 1000 Litros de excedencia (5,2 m3).

La dureza en Yátova es de 42ºhF, un agua muy dura. Una vez esto podemos aplicar la formula. Realizaremos dos operaciones para saber la cantidad mínima de resina y la ideal.

Formula Litros de resina mínima: 3,1 m3 x 42ºhF : 6 = 21,7 Litros.

Formula Litros de resina ideal: 5,2 m3 x 42ºhF : 6 = 36,4 Litros.

En resumen, debido a la gran cantidad de cal en el agua, necesitamos un descalcificador potente, como mínimo tendría que tener 22 Litros de resina y lo ideal sería 38 Litros.

¿Qué válvula debe tener un descalcificador?

Aquí la parte más fundamental del descalcificador, es la parte que realiza todo el proceso de lavado de resinas como las lecturas, estadísticas, y funciones del descalcificador. Digamos que es el cerebro del equipo. Muchos años atrás el cliente solo tenía que elegir si lo quería volumétrico o cronométrico, si además realizará la regeneración a coco-riente o contra-corriente. Y sabían que ese descalcificador les duraría una infinidad de años, existen recambios, se puede cambiar las resinas. Hoy la mayoría son volumétricos, estadísticos, proporcionales y de bajo consumo. Pero a diferencia de existen infinidades de equipos, modelos y marcas. En apenas tres años, han llegado una infinidad de válvulas del mercado asiático. ¿Qué problemas podemos tener? Que un descalcificador que ha sido un chollo, nos dure unos tres años (Nos encontramos con muchos casos, y cada día reemplazamos descalcificadores). Y la realidad es que un descalcificador nos tiene que durar un mínimo de 13 años y podemos alargar su vida tantas veces como queramos.

El problema con esos descalcificadores es que no existen recambios, o se desconoce el paradero del fabricante. En una ocasión un representante de un fabricante de descalcificadores, me mostro sus productos y me aseguro que tenían un precio sin competencia, cuando le pregunté sobre los recambios de la válvula, vi que le incomodaba la pregunta y me respondió: Si tienes un problema o una avería te sale más a cuenta cambiar la válvula entera, además así ganas más. Me parece poco ético y profesional que un mantenimiento de cambiar juntas que puede valer unos 30€ y tener un descalcificador como nuevo, le diga a mi cliente que le cambio toda la válvula y esta le va a valer 300€. Quizás tantos años como servicio técnico, me parezca insultante este tipo de respuesta.

Sinceramente, si buscáis un descalcificador para toda la vida, elegir una buena válvula y que tenga muy buenas prestaciones. Nosotros hemos creado unos descalcificadores muy fiables y con las mejores válvulas, asegurando su vida hasta que el cliente quiera.

¿Qué conexión debe tener el descalcificador?

Normalmente en fontanería se habla en pulgadas (“), si vivimos en un piso lo más seguro es que estemos hablando de tres cuartos de pulgada (3/4”) y en casas de pulgada (1”). No pasa nada si en una tubería de un piso ponemos una conexión de pulgada, en cambio si en una casa que la tubería es de pulgada, ponemos ¾”, notaremos una pérdida de caudal muy considerable.

¿El agua que sale por el descalcificador es agua salada?

No. El agua que sale del descalcificador no es salada, ya que la salmuera solo se utiliza para cargar las resinas y se elimina en los últimos lavados de la regeneración. El agua que sale del descalcificador contiene más sodio (sales) pero es inapreciable en vista, tacto y gusto. Solo podemos ver el aumento con un TDS. Si la conductividad del agua antes de pasar por el descalcificador es 350 ppm, al salir de este el valor será de unos 425 ppm (dependiendo de la dureza). El valor máximo para agua de consumo se establece a 1000 ppm.

¿Se puede beber el agua que sale del descalcificador?

Sí, en nuestro caso. Ya que todos los equipos que vendemos tienen certificados de uso alimentario, ya que contamos con muchas empresas del sector de hostelería, industrias, cárnicas,… Recomendamos que a la hora de elegir un descalcificador, observemos que tipo de resinas utiliza, ya que no es obligado que la resina sea de uso alimentario, si se va a utilizar en uso particular o para industrias que no tengan que ver con la alimentación. El mercado asiático, utiliza resinas convencionales, para tener un precio muy por debajo de la competencia europea o americana.

Ahora que ya no tienes dudas puedes decantarte por el descalcificador más apropiado para ti y los tuyos: Descalsificadores, elige tu modelo.

Fuente: http://centraldelagua.com/informaci%C3%B3n/como-elegir-bien-un-descalcificador/

 

Compartir esta publicación


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies