Cómo se reforma una pared

Cómo se reforma una pared

Muchas veces vemos un problema en casa y no nos atrevemos a resolverlo nosotros mismos vaya que se estropee o se haga mal. Al final terminamos llamando a profesionales y a veces se nos salen de presupuesto o vemos que es más fácil de hacer de lo que se creía.

Si tenemos un problema en una pared de nuestra casa y nos gustaría reformarlo por nuestra cuenta debemos saber algunas recomendaciones y los pasos a seguir.

Pared maestra

lo primero que debemos saber si la pared es maestra, esta pared es la que sujeta los cimientos y sustenta el edificio por lo que si nos habíamos planteado echarla abajo, no vamos a poder y a la hora de reformarla debemos tener mucho cuidado. Para poder identificarla esta pared, lo primero que debemos mirar son los planos de la vivienda donde nos especifican las paredes o muros de carga que componen la vivienda. Si no disponemos de ellos, a la hora de picar o usar un martillo nos daremos cuenta que esta pared es más dura y que apenas se puede hacer nada ya que suelen estar construidos con hormigón armado. El resto de paredes si las golpeamos notaremos un sonido hueco, y en el momento de picar nos saldrá fácilmente el ladrillo.

Revocar Paredes

Una vez que hemos picado y resuelto el problema que teníamos lo que se debe procedes es poner el ladrillo que falte y empezar a revocar o revestir la pared, que quiere decir que con cemento y una paleta iremos poco a poco revistiendo la pared hasta que quede una capa consistente y uniforme que nos sirva para proteger los ladrillos y darle forma a la pared.

Este revestimiento hay que dejarlo secar mínimo 24-48 horas.

Escayola

Una vez seco el revestimiento podemos empezar a enyesar la pared, que se quedará blanquita y lisa. Cuando el yeso se seque debemos pasar una lija suave con movimientos circulares para dejar la pared completamente lisa y que no queden salientes.

Pintar

Y ya por fin el último paso sería pintar la pared del color que más te guste utilizando pintura adecuada y que sea fácil de limpiar. Normalmente lo que se usan son pinturas plásticas de interior. Deberás echar varias capas hasta que se vea que el color es uniforme. Por último dejamos secar unas 24 horas y ya tendremos nuestra pared totalmente reforma y lista para que se pueda disfrutar de ella.

Si ves que alguno de estos pasos se te atrancan, lo mejor que puedes hacer es recurrir a un profesional y así asegurarte que el trabajo está hecho en óptimas condiciones.

 

Compartir esta publicación


Abrir chat