Cómo hacer reformas sin apenas obras

Cómo hacer reformas sin apenas obras

Cada vez más se está usando esta tendencia de hacer reformas en casa sin apenas obras. Hoy por hoy podemos cambiar un suelo sin tener que levantar el que teníamos y se puede mover una pared sin apenas necesitar mucha obra.

Cada vez existen mas materiales que con un poco de pegamento y creatividad puede dar grandes resultados. A este tipo de reformas se le ha adjudicado el nombre de “obra seca”, que significa que es seca porque no se utiliza ningún material húmedo, como es el cemento o masillas.

Materiales que se pueden usar en una obra seca

Vinilos o material vinílico: Es un material muy resistente que podemos usar en cualquier espacio para cubrir, son flexibles, ligeros y fácil de colocar. Por ejemplo se puede usar en el suelo, existen unos suelos fabricados en vinilo que son pequeñas placas muy ligeras con un pegamento en la base. Al retirar el papel que guarda el pegamento ya lo podemos pegar en nuestro suelo, así verás un suelo totalmente renovado a bajo coste y sin esfuerzo y los mejor de todo sin ruidos de golpes ni polvo.

También el vinilo lo podemos poner en paredes para decorar o incluso en muebles para cambiar el color.

Tarimas flotantes: La tarima es un material fabricado para hacer suelos muy resistentes imitando a la madera pero con muchas ventajas. Es fácil de colocar, es un material ligero y tienen poco mantenimiento. Tiene acabados de todas los colores imitando a cualquier tipo de madera, se necesita un aislante antes de colocarlo y después ir encajando las piezas y uniéndolas con un pegamento especial y listo.

Madera o Metal para revestir: Normalmente estos materiales viene en forma de paneles que se vana a usar para colocar en espacios para crear paredes, son muy sencillos de poner y se revisten muy rápido, así podemos poner paredes donde no habían.

Papeles pintados o pintura: Estos materiales si llevan en el mercado más tiempo, lo que nos van a ayudar a colocarlos en nuestras paredes para dar toques diferentes a nuestras habitaciones sin tener que realizar grandes cambios, son materiales fáciles de instalar y de mantener. Con la pintura hemos pasado de solo pintar las paredes a pintar cualquier cosa, hoy por hoy podemos usar la pintura en cualquier superficie. Podemos pintar puertas, muebles, cerámica, suelos e incluso electrodomésticos.

Con estos pequeños cambios y retoques podemos darle una segunda vida a muchos de nuestros muebles. Dar un toque diferente a nuestro hogar sin dañar el bolsillo ya está al alcance de todos.

¿Nos ponemos manos a la obra?

 

Compartir esta publicación


Abrir chat